LA VOZ DE VICTORIA DEL CREYENTE

Edición Marzo LATAM 2020

LA VOZ DE VICTORIA DEL CREYENTE - Revista publicada por los Ministerios Kenneth Copeland, disponible gratuitamente para personas que deseen suscribirse.

Issue link: http://read.uberflip.com/i/1217949

Contents of this Issue

Navigation

Page 17 of 23

por Melanie Hemry De mediana edad, sin trabajo, y con la seguridad de que nunca había tenido el impacto para el reino de Dios que hubiera deseado, parecía que lo único que le quedaban eran preguntas: ¿Estaría Dios apacentándola? ¿Había fallado alguna prueba de la vida? ¿Qué se estaba perdiendo? Depositando sus compras en el auto, Becky condujo a casa en piloto automático. Había sido criada en una familia católica con cinco hijos. A principios de la década de 1970, cuando la renovación carismática se extendió por la iglesia católica, sus dos padres habían nacido de nuevo y estaban llenos del Espíritu Santo. Su padre había sido uno de los empresarios que había fundado un capítulo de la Asociación de Empresarios del Evangelio Completo. A los 14 años, Becky había entregado su corazón al Señor mientras asistía a una cruzada dirigida por David Wilkerson. No mucho después, sintió el llamado de Dios en su vida. Después de graduarse de la escuela secundaria, se mudó a Tulsa, Oklahoma, para asistir al Centro de Capacitación Bíblica Rhema. Fue en Rhema donde se le presentó por primera vez a Kenneth y Gloria Copeland, quienes hablaban a menudo en reuniones de campamento, servicios especiales en el campus, seminarios bíblicos de invierno y seminarios de oración. Después de graduarse de Rhema, Becky se sintió inspirada a regresar a su iglesia natal, Cornerstone, en JoŠson City. Como miembro del personal de tiempo completo, había servido allí durante 24 años a cargo del cuidado pastoral, ministerio de niños y universitarios, y en la administración. Durante esos años, también se casó con Jonathan Haas y crio a dos hijos maravillosos. 1 0 : LV V C EL MUNDO ESTÁ ESPERANDO Becky Haas se encontraba en la fila de pago en el Walmart de JoŠson City, Tennessee, observando mientras el empleado revisaba sus compras. Como cualquier mujer de 53 años que comprara comestibles, parecía algo normal. Pero nada se sentía bien. Algo estaba mal. Becky no podía encontrar su lugar. Era como si no supiera hacia dónde dar el siguiente paso.

Articles in this issue

Archives of this issue

view archives of LA VOZ DE VICTORIA DEL CREYENTE - Edición Marzo LATAM 2020